MENU

Semana 180

0
2454
9

La Madre Teresa decía que no hay mayor pobreza que la soledad.
Maldito yo que castigo con mi indiferencia a los que no perdono. Maldito mi orgullo, mi rabia y mi abominable miedo a la soledad. Algún día pararé, lloraré y contaré los minutos de alegría que no he dado.

Lugar: New York City – Estados Unidos

Déjanos un comentario!

Your email address will not be published.